Tener un buen descanso es fundamental para tener un día productivo y con mucha energía. En la mayoría de las ocasiones nuestro descanso se ve afectado por problemas que nos hacen tener un sueño deficiente o de mala calidad. En otras, nuestro colchón puede ser el responsable. ¿Has escuchado hablar acerca del colchón memory foam? Este tiene características muy específicas que te ayudan a tener ¡un descanso de ensueño!

Características de un colchón memory foam

Primero que nada, es importante conocer el término Memory Foam. Básicamente se trata de una espuma viscoelástica o de poliuretano que tiene la propiedad de ‘memoria’ y que se amolda dependiendo de la temperatura a la que esté. Por ejemplo, cuando está fría es más firme y cuando se calienta se vuelve más suave, lo que permite que se adapte perfectamente a tu cuerpo eliminando los puntos de presión.

Dentro de las principales características de los colchones de Memory Foam se encuentran:

  • Base de espuma: espuma desarrollada especialmente para dar el soporte correcto.
  • High resilience: es un tipo de espuma de alta densidad y duración que disipa la presión de forma natural y uniforme.
  • Gel memory foam: un material fresco que se adapta al contorno de tu cuerpo eliminando puntos de presión.
  • Thermo gel finish: brinda a tu descanso una temperatura fresca con todo el confort del memory gel. Además es un tipo de tela importada holandesa de alto gramaje antiácaros.

Este tipo de colchones se están convirtiendo en la opción preferida de muchas personas alrededor del mundo y es que, a diferencia de los otros, los colchones de Memory Foam se adaptan a tu cuerpo perfectamente, brindándote un descanso con temperatura fresca y con un alto confort.  Además lo puedes complementar con una almohada memory foam y te aseguro, ¡tendrás el mejor de los descansos!